Giroud: El nuevo nueve

Según viejos conceptos del fútbol, todo equipo debe contar con una columna vertebral: "el 1, el 2, el 5 y el 9", Pero Francia puso en jaque la ecuación un extremo que el “9” no necesariamente es quien marque los goles, como pasó con Olivier Giroud en el Mundial pero que hizo un trabajo táctico decente. 

El delantero del Chelsea arrancó como suplente ante Australia, fue titular 70 minutos ante Perú y tras el tercer partido ante Dinamarca no se movió del equipo titular hasta la consagración ante Croacia en Moscú. 

En semifinales, a Giroud se le presentaron ocasiones de vencer a Thibaut Courtois, compañero de equipo en el club londinense. Pero, se abrió por los costados y permitió más espacios para la llegada de los volantes y arremetidas de Griezmann y Mbappé. 

Francia anotó 14 goles en Rusia 2018 pero ninguno de ellos fue anotado por su “9” titular. La prensa francesa se preguntó si Martial (Manchester United), Lacazette (Arsenal) o Benzema (Real Madrid) merecían ser considerados en la lista de 23 para la Copa del Mundo, pero Didier Deschamps no lo creyó así y llegó a Giroud como centro delantero. 

Olivier Giroud tiene 31 goles con “les Bleus” y está en la cuarta casilla de los goleadores históricos junto a Zinedine Zidane. La lista la encabeza Thierry Henry y le siguen Michel Platini y David Trezeguet. Fue el propio Henry que hace algunos años criticó a Giroud diciendo que el Arsenal "no podía ganar con 9 que no fuera de alta calidad". "No le guardo rencor" -dijo Giroud- en su faceta de comentarista de televisión apenas conoció la crítica del goleador histórico de los galos. 

Didier Deschamps demostró que las críticas no lo tocan al punto de dejar en algún momento a Antoine Griezmann fuera del primer equipo en el mismo proceso eliminatorio para Rusia. Él confía tanto en Giroud, más aún tras el experimento erróneo de afrontar el debut ante Australia con Dembelé y Griezmann por las bandas y Mbappé como centrodelantero. "El equipo lo precisa (a Giroud) aun cuando no haga goles. Es útil en ataque pero también en defensa por su juego aéreo", dijo. 


Giroud aportó para Francia un intangible necesario en su entramado táctico. Fue algo así como un “delantero defensivo” que trabaja sin cesar mientras está sobre el terreno de juego. Puede que no haya brillado como una estrella pero para Deschamps, su alineación en la final fue un “Giroud + 10”.  

Composición: Diario Olé
El caso de Olivier Giroud hace que uno viaje al de Stephane Guivarch, aquel 9 francés que tampoco hizo un gol en 1998 pese a que jugó 6 de los 7 partidos, 4 de ellos como titular. Aquella vez, Francia fue campeón y Guivarch, por entonces en el Newcastle United, era un indiscutido para Aimé Jacquet. 

Bélgica quedó afuera con un “9” como Romelu Lukaku y Uruguay armó un exitosísimo doble 9 con Suárez-Cavani. El goleador del Mundial fue otro “9” como Harry Kane y Jorge Sampaoli llegó a probar a Lionel Messi de “falso 9” tras no confiar ni en Higuaín ni en Agüero. Francia campeonó con un “9” que no hizo gol, pero que obedeció tácticamente a su entrenador y que rompió el viejo axioma del fútbol: “El “9” es el de los goles”.

Comentarios