Perú: País de 'Guerreros'


"Y no sólo en esto, sino también en nuestros sufrimientos, porque sabemos que el sufrimiento produce perseverancia; la perseverancia, entereza de carácter; la entereza de carácter, esperanza". (Romanos 5:3,4).

"Si no sufrimos, no vale". (Daniel Peredo). 

La esperanza nunca se pierde porque mi Perú es país de 'Guerreros'


El sufrimiento tiene sentido cuando uno valora el constante esfuerzo y la derrota nos invita a seguir peleando, cuando el conformismo fallece y resucita la esperanza de hacer realidad los sueños y la anhelada victoria. Además, hay una trasformación que renueva nuestro ser y lo resumo en este dicho: 'El Sufrimiento te hace Guerrero'.

Cada fracaso forma parte de los peldaños que hay que subir en la escalera hacia el triunfo, son las huellas del pesado y tortuoso camino hacia el éxito. Con esto, no hago una apología al masoquismo, pero si uno quiere triunfar, debe padecer, debe luchar, debe llorar, sacrificarse, e incluso, hasta tocar fondo, para sonreír al final, y volar con fuego, cual ave fénix emprende su ascenso para quemar a la adversidad y los obstáculos que impiden el rumbo.

Estas aleccionadoras experiencias hacen que se forme la entereza y el temple, basado en orden, disciplina, respeto, paciencia, perseverancia y amor; fortaleciendo y aflorando el carácter, que como personas y como deportistas, se va forjando hasta llegar a ser íntegro y fiel a sus principios, siendo dentro y fuera de las canchas, una viva esperanza, y consiguiendo los resultados positivos que se buscan. Es un proceso, claro que sí, y en el espíritu de lucha y la fuerza de voluntad está la base para alcanzar el éxito deseado.

Han pasado 36 años desde que viví el último mundial de fútbol (España 82); y así, como a muchos de mis compatriotas peruanos, hemos sido testigos protagónicos de la espera más sufrida y dolorosa, para gritar con emoción, y nuevamente el 15 de noviembre del 2017, una frase tan requerida y que no se escuchaba por estos lares en nuestro balompié: ¡Clasificamos al Mundial!

No cabe duda que la Selección peruana de fútbol dio un claro ejemplo de renovación de compromiso, de firme actitud, de ser obreros y no estrellas, de luchar con humildad, y no lucir con soberbia; de estar unidos como equipo, y no divididos en grupitos, teniendo como referente a Paolo Guerrero, capitán y emblema de esta selección y generación de futbolistas.

Pero él no es solamente el único que hace honor a su apellido, porque hay otros deportistas que son embajadores nuestros, y a pesar de no tener el apellido, pero también son 'Guerreros' de verdad.

Lo hecho en estos 11° Juegos Sudamericanos ODESUR de Cochabamba 2018, es digno de admirar y valorar, y prueba de ello son estos perseverantes 'Guerreros' y 'Guerreras' también llevaron a la 'Blanquirroja' en su corazón, y detrás de sus medallas bañadas en gloria, hay historias de sufrimiento, de esfuerzo, de lucha, de constancia, y eso hace que cada presea ganada signifique mucho más, tenga más valía, y no por las medallas propiamente dichas; sino porque ellas reflejan lo que los deportistas son: unos grandes 'Campeones'.

Son 92 medallas que valen un Perú.


La delegación peruana consiguió el séptimo lugar en el medallero general en este certamen, con un total de 92 medallas: 22 de oro; 29 de plata y 41 de bronce; preseas alcanzadas con mucha dedicación y entrega. Deportes como el bádminton, judo, karate, tenis, atletismo, pelota vasca, squash, lucha libre, taekwondo, esquí acuático, tiro, natación, boxeo, levantamiento de pesas, vela (sunfish), remo, y voleibol, le dieron grandes alegrías, sin embargo también hay que destacar a aquellos, que, pese a no haber llegado al podio, pero su esfuerzo y perseverancia es admirable, y estoy seguro que hay sed de revancha, porque es la carrera que forma parte de la senda hacia la victoria. Ellos son los otros 'Guerreros', nuestros 'Guerreros', con 'P' de Perú, que, junto a la Selección Peruana de Fútbol, son el gran equipo que representa a los más de 30 millones de peruanos.

Es necesario que el trabajo continúe, con mucho tesón y sin desmayo, porque esto no puede quedar ahí; hay que seguir haciendo historia, lo alcanzado es sólo parte del camino, que debe terminar en frecuente éxito y triunfo, que la actitud y mentalidad ganadora se eleve más cada día, para llevar bien en alto el nombre del Perú. Felicitaciones por estos logros, y que esto no acabe allí, sino que sea el punto de quiebre para conservar la gloria y llegar a la cima más alta. 

La fe siempre se debe mantener, sin claudicar en todo sentido, siendo agradecidos de rodillas a Dios, para llegar de pie a la victoria; y creo que así será, en el presente y el futuro, porque la esperanza nunca se pierde, porque mi tierra, mi Perú, es País de 'Guerreros'.

Dios los bendiga.

Por: José Antonio Valderrama Ahumada. 



Comentarios