El merecimiento no lo es todo


¿Mereció Jaamsa ganar el título o San Martín es el justo campeón? Una pregunta que me impulsa a dar esta respuesta. Los antecedentes y las estadísticas sirven de referencia, pero no influyen en el accionar y en el resultado de un partido o un campeonato. La experiencia puede ser servir como valioso argumento para lograr el triunfo, pero no siempre es determinante en una definición. No siempre el que mejor campaña hace es al final el campeón de un torneo. Y esto sucedió en la final de la LNSV, donde la fuerza y solidez del Deportivo Jaamsa, cayó ante la efectividad y destreza de la Universidad San Martín, quedándose con el título de la temporada 2017-2018, el cuarto de su vitrina en siete finales disputadas.


Es innegable reconocer que Deportivo Jaamsa fue el equipo que hizo la mejor campaña durante esta presente temporada en la Liga Nacional Superior de Voleibol Femenino (LNSV). Invicto en la primera etapa de este certamen, sin conocer la derrota, haciendo 23 puntos en su haber. En el octogonal hizo 37 puntos, y sólo perdió 2 partidos, consolidándose en el primer lugar del torneo.

En la tercera fase, superó a Circolo Sportivo Italiano (cuartos) y Alianza Lima (semifinales), logrando acceder a la gran final ante la Universidad San Martín de Porres, equipo que acabó en segundo lugar en la primera fase, con 20 puntos; y sumó 32 puntos en la segunda etapa, enfrentando en cuartos y semifinales a Sporting Cristal y Regatas Lima, respectivamente., 

Jaamsa y San Martín se enfrentaron en la primera y segunda fase del torneo, consiguiendo ambos una victoria y una derrota en el camino; pero en la definición del título el equipo 'santo' fue el verdugo del cuadro 'fotocopiador', para luego apellidarse campeón.

Se podrá decir que San Martín no fue justo campeón, e incluso que Jaamsa mereció ganar el campeonato porque hizo mejor las cosas en el trayecto del certamen, sin embargo los resultados en cada partido y en cada fase, de principio a fin, son los que se imponen, más aún al final del sendero, donde el hambre de gloria, el buen juego, la prudencia, la sabiduría, y sobre todo dos cosas importantes: la actitud ganadora más la predisposición de no cometer errores; son los ingredientes fundamentales para obtener la corona de campeón del torneo.



Jaamsa pudo haber hecho la mejor campaña, pudo conseguir los mejores resultados en el camino, pero en la puerta del horno se quemó el pan, y San Martín, que fue de menos a más, apelando a un nuevo equipo, a la juventud y entusiasmo de sus jugadoras, más la entrega y actitud, hicieron posible lograr algo impensado, debido a que equipos como Regatas Lima, Géminis o el mismo Jaamsa venían con mejor cartel, pero San Martín simplemente tapó la boca a los incrédulos, y apelando a su fuerza, su fe y su convicción de juego, de la mano del español Juan Diego García y el aporte puntual de Ángela Leyva en los lances finales. 

¿Mereció Jaamsa ganar el título?, se puede decir que si por lo que hizo al comienzo y durante el camino, pero también se puede decir que no por lo que no hizo al final del mismo, es así que Jaamsa no cosechó el título, se quedó a la deriva, desconectado de aquel primer partido de definición tan eficaz y contundente que disputó ante las de Santa Anita. ¿San Martín es el justo campeón? Si, por lo que hizo en los momentos decisivos, especialmente en la gran final. Hay que destacar el desempeño las 'santas' en el segundo y tercer partido de desenlace, quienes fueron más eficaces, más inteligentes, cometieron menos errores, e hicieron lo necesario para remontar la adversidad de la situación, y ganar su cuarto título. 

Cuando se busca la gloria, cuando se lucha por ser campeón, hay que hacerlo desde el inicio hasta el final, liquidando los obstáculos, derrotando a los rivales, y mejorando el nivel de juego. Se pueden hacer 'mea culpas' y enmiendas en el camino, claro que sí, pero con la consigna de no caer, sino de levantarse y seguir hasta la meta. San Martín lo hizo, y llegó a la meta. Jaamsa no lo logró, pero tiene este tiempo para cambiar su historia, y en la próxima temporada conseguir su primer título de la Liga. El cubano Juan Carlos Gala, que continuará como técnico del equipo de las impresoras, tiene en la mira el título de la próxima temporada, y ahora Jaamsa trabajará no para merecerlo, sino para conseguirlo. Dios los bendiga a todos.

Fotos: Voleiboldelperu.com; Voleibol.pe.

Por: José Antonio Valderrama Ahumada.

Comentarios