Lado B

(Por: Daniel Brown Mansilla) Ganemos o perdamos; estemos o no en la pelea por acceder a un Mundial de Fútbol, la Selección Peruana va a despertar todo tipo de reacción en la ciudadanía ávida de algo importante desde 1982. En la actualidad nos encontramos a puertas de un Mundial pero al parecer, muchos, ya creen estar dentro de Rusia 2018 pero aún no ven una realidad que puede pasar en octubre próximo: estar fuera. 

Perú ha podido hilvanar dos triunfos consecutivos en la reciente fecha doble de las Eliminatorias y las victorias ante Bolivia y Ecuador nos han colocado hasta el cierre de la fecha 16, en el cuarto puesto de la clasificación, lo que da el paso directo a la Copa del Mundo. "Da", no "dio" porque el torneo aun no acaba y con lo estrecho que está el proceso, debemos definir nuestra suerte en las dos últimas jornadas. 

Empecemos por ver la realidad: Estamos cuartos con 24 puntos y con el pase asegurado al Mundial si la eliminatoria termina hoy. Pero faltan dos fechas y la siguiente jugamos con Argentina en Buenos Aires, presionado ante la posibilidad histórica de quedar fuera del evento pese a su constelación de estrellas. Y el tercer en discordia es Chile, que por ahora se queda afuera y el campeón de América vería el Mundial por televisión. 

A falta de dos partidos, Perú, con cuatro puntos más, podría sellar su clasificación a un Mundial luego de 35 años. Una derrota en Buenos Aires obliga a sumar de a tres ante Colombia y que Chile pierda en Brasil para entrar por lo menos al repechaje. Aún hay diversas posibilidades, nada claro, nada concreto. Dependemos de nosotros mismos para poder regresar a una Copa del Mundo.

Pero ... 


La mayoría de canales de televisión, comprendiendo que quieren llegar al televidente, se exceden en el mensaje equivocado. Lanzan vivas a los seleccionados, relatan la vida de los jugadores cuando sobrevivían a una infancia dura en algún distrito de Lima o como en este caso, buscan al doble de un jugador para hacerlo famoso sin contar que el reportero es tristemente célebre por pasarse de malcriado con unas venezolanas hace unas semanas. 

¿Exceso de triunfalismo? Si, puede ser. Quisiéramos no imaginar el primer domingo posterior a la última fecha de la Eliminatoria y con un resultado adverso. Quizás no le dan bola al doble de Cueva y este reportero volverá a usar su cinta métrica. Lo cierto es que nos falta mucho para ser mesurados o seguramente, esta cercanía de clasificación está mareando a muchos y no se dan cuenta de lo que está pasando. No se trata de que quien escribe sea pesimista, pero no hay que cantar victoria antes de tiempo porque los partidos y la clasificación se juegan y que yo sepa, aún no saltamos al gramado de juego ante Argentina. 

La novela Pizarro

Un poquito peligroso que el director de un diario deportivo se exprese así ¿no? Más aún si tiene el "privilegio" de votar para el "Balón de Oro" o el FIFA World Player, privilegio que compartió precisamente con el ex capitán de la Selección Peruana. La discusión sobre la presencia o no de Claudio Pizarro también apareció en un contexto equivocado, en el que hinchas, entre sus "viudas" y críticos, se pusieron en modo "Estamos en Rusia 2018" y cuestionaron la presencia del delantero en la lista de 23 para el Mundial.

Nuevamente recaigo en lo mismo. No hemos ganado nada aún como para discutir sobre si tal o cual jugador debe ser considerado para el Mundial. Así como se habla de Pizarro, también se hablará de Carlos Zambrano o el propio Juan Vargas pero en un contexto que tenga a Perú ya en el Mundial, no antes cuando no se ha ganado nada ni se ha perdido la clasificación. Aprendamos de una vez a competir, no solo dentro de la cancha sino también afuera. 

Cierro esto con dos presentes a tener en cuenta: 
31 de marzo del 2017


4 de setiembre del 2017





Comentarios