Abrazados a la ilusión

Captura: RPP
(Por: Daniel Brown Mansilla) Desde 1997 no se sentía la emoción de ver a Perú pelear la llegada al Mundial. Han pasado cuatro procesos eliminatorios en que nuestro seleccionado no pasaba del octavo lugar e incluso fuimos últimos en el camino rumbo a Sudáfrica. Pero no revivamos el pasado, pensemos en el presente y hoy, la bicolor se pone a tiro de clasificación y lo bueno de todo esto, es que podemos clasificar no necesariamente apelando al repechaje, sino de manera directa. 


¿Repechaje? Si, eso era a lo mucho que podíamos llegar apenas vencimos a Uruguay en Lima. Pero, se conjugaron unos resultados en la fecha doble 15 y 16 que ponen al cuadro de Gareca en zona de clasificación directa. Debemos cuidar ese cuarto lugar, ese bendito puesto que da el último pasaje directo y ahorra la repesca ante Nueva Zelanda. 

Tabla de posiciones:

Foto: Captura RPP
Hemos dormido en posición de clasificación directa. Increíble pues aún no se puede concebir que el combinado patrio ha experimentado una recuperación alucinante. ¿Cómo así? Hace un año estuvimos en el penúltimo lugar, con un dígito de puntaje que nos ponía nuevamente en el tren de la eliminación y la mirada puesta en Catar 2022. Sin embargo, el punto de quiebre para Ricardo Gareca fue tomar la Copa América Centenario como una competición que podría poner a prueba el universo de jugadores con el que cuenta y no se equivocó. Apeló a hombres y no a nombres, a jugadores del torneo local (tan criticado en su organización) y confió en jugadores que sin bien no gozan de partidos completos en sus clubes del extranjero, con la Selección dan un cambio de chip y se envalentonan cuando se ponen la roja y blanca en el pecho. 

Hay que darle créditos a Ricardo Gareca y respetar procesos. Quizás el tiempo le está dando la razón y sus apuestas, arriesgadas de por sí, vienen dando resultados. En Quito, a Wilder Cartagena no le pesó la responsabilidad de entrar en un momento picante del partido y se plantó al medio para defender las arremetidas de Ecuador. Pero considero que su mejor apuesta es la de Edison Flores, importante porque a su habilidad con la pelota en los pies le agregó gol y con cinco conquistas, firma un arranque brillante en la selección mayor.  

Celebremos y disfrutemos. No siempre se saca de camino a rivales pesados como Ecuador y a modo personal, nos sacamos ese peso de encima que representa la eliminación de Francia 1998. La derrota en Santiago no marcó ese proceso sino el empate en Lima ante los ecuatorianos. Disfrutemos la algarabía de sacar seis puntos de seis en esta fecha doble y de haber logrado dos victorias fuera de Lima. Celebremos el triunfo de un proceso y no una victoria de momento, pues aquí vamos marcando el destino de nuestro equipo a futuro. 

En octubre, ante Argentina en Buenos Aires y cerramos en casa ante Colombia. Que los resultados conjuguen una histórica clasificación del país al que mucho daban por muerto en la región, pero que se mantiene en pie contra todo con confianza y dejando trabajar al técnico. Que así sea. 

Comentarios