A tres años del "Mineirazo"

(Por: Daniel Brown Mansilla) Tres años pero parece ayer. Hasta antes del 8 de julio del 2014 uno pensaba que lo peor que le pasó al fútbol brasileño fue el "Maracanazo" de 1950 y que una historia similar no se repetiría jamás en la historia del fútbol brasileño. Pero, en este maravilloso deporte las historias están o para ser quebradas o para provocar más heridas. En pleno Mundial 2014, a Brasil le tocó bailar con la humillación, con el amargo despertar al día siguiente, con el fantasma alemán que rondará por mucho tiempo. Son tres años del famoso 7-1, del "Mineirazo". 


Esta goleada de Alemania sigue siendo tema de conversación en muchas mesas y se hablará del partido mientras el cuadro teutón siga ganando competiciones y alimentará su valor en la historia. Más allá del pobre nivel de Brasil en su Mundial, lo que hizo Alemania no solo fue evidenciar las falencias del Scratch sino verlo como el potente equipo que muchos pretendieron ver por mucho tiempo, superior y contundente contra el rival más pesado por historia, mostrando orden colectivo y demasiada calidad individual. 

¿Cómo llegaban?

Brasil muy irregular. Dejó dudas en sus tres partidos de primera ronda aunque ante Camerún lo pasó con facilidad. Croacia y sobre todo México no fueron presa fácil y salvo una ayuda del árbitro en el juego ante los croatas, los mexicanos podrían haber dado una sorpresa en segunda fecha del Grupo A. En octavos apeló hasta la definición por penales para poder superar a una complicada selección chilena que pudo haber merecido mejor suerte y en cuartos dio cuenta de Colombia. 

Alemania fue paso a paso. Goleó a Portugal con mucha contundencia y ganó con lo justo a Ghana. Pasó apuros ante Estados Unidos y ganó su grupo con autoridad. En octavos, Alemania supo que cada paso a dar iba a ser complicado y sudó más de la cuenta para ganar a Argelia en tiempo extra. En cuartos, ante Francia, bastó un 1-0 para acceder a semifinales. 

Estadio Mineirao de Belo Horizonte. Brasil llegó al partido sin Neymar, quien tuvo que abandonar el Mundial por un golpe de Camilo Zúñiga en cuartos. Alemania en paz, calmado. llegó paso a paso a los goles, que resaltamos aquí:


El tiempo dirá cuánto puede influenciar este partido tanto en Brasil como en Alemania. Por lo pronto vemos que los alemanes han cuajado en este partido el secreto de su éxito, que lo vemos actualmente con la consecución de la Copa Confederaciones hace una semana. Por el lado de Brasil, ya clasificado a Rusia 2018, tendrá que pasar mucho tiempo para digerir esto, creo yo, así gane el próximo Mundial, pueda dejar de hablarse del famoso 7-1. 


Comentarios