Parapanamericanos Lima 2019: Intensa emoción y algarabía se vivió en la Ceremonia de Inauguración

Foto: Prensa Lima 2019.

Espectacular hasta las lágrimas. Intensa emoción, algarabía y cantos que identifican a nuestro país, para todo el mundo, se hicieron sentir la noche del inolvidable viernes 23 de agosto, en la maravillosa ceremonia de inauguración de los Juegos Parapanamericanos Lima 2019, que reunió a 1890 deportistas que competirán en 17 deportes y 18 disciplinas.


Esta ceremonia de inauguración realizada en el Estadio Nacional de Lima, que contó con la presencia del Presidente de la República, Martín Vizcarra; el presidente de Panam Sports, Nevel Illic; el titular del Comité Paralímpico de Las Américas (APC), Julio César Ávila; el Presidente del Comité Organizador de los Juegos Lima 2019, Carlos Neuhaus; entre otras autoridades, quienes junto con los miles de asistentes, fueron testigos del desfile de las 33 delegaciones de los países que compiten desde el 22 de agosto hasta el próximo 1 de setiembre.

En el inicio de la ceremonia, la Bandera del Perú fue portada por los medallistas de oro de los Juegos Panamericanos Lima 2019, Daniella Rosas de Surf, y Kevin Martínez de Frontón peruano). 

Posteriormente, ingresaron las diversas delegaciones de Para atletas de los diferentes países al campo de juego; entre ellas la Delegación Peruana, siendo las más aplaudida, encabezada por la Para taekwondista, Angélica Espinoza, una de las principales cartas para ganar medallas en los Parapanamericanos, que se comenzaron a disputar desde el último jueves.

Luego, prosiguió con el espectáculo, donde el tótem en el escenario se abrió y se transformó en un árbol como símbolo de la biodiversidad del Perú. Seguidamente, los bailarines vestidos de flores de todo el país danzaron alrededor del árbol.

Precisamente, el elenco que hizo esta colorida y creativa representación inspirada en la época pre inca estuvo compuesto por 500 personas, 50 de ellas con alguna discapacidad, quienes lucieron 600 trajes confeccionados para la ocasión.

Foto: LHD.

La historia que narra  la coreografía empieza cuando personajes dorados emergen de un tótem inspirado en el obelisco Tello, escultura de piedra de la cultura Chavín, simbolizando así la simbiosis de la vida misma y la interconexión entre los seres humanos.

Dos niños con discapacidad: Jheremy Alejos Pérez, de 10 años y quien camina con muletas, y Piero Guidiche Montes, de 13 años, con dificultad de movimiento; sobresalen en medio de todos y son dejados solos a los pies del tótem a la vez que van haciéndose amigos. 

Pero de pronto empieza el laberinto, que simboliza los obstáculos y las dificultades, y en el cual los pequeños personajes se ayudan mutuamente para superar los problemas y reforzar su amistad. 

De pronto asoma el caos, el laberinto se transforma en ríos de fuego y lava, y una catástrofe natural amenaza la supervivencia humana. Los niños son rescatados y llevados por personajes adultos en direcciones contrarias, contra su voluntad.

Minutos después, una línea de luz viaja desde la cima del tótem hasta abajo anuncia la esperanza. La luz crea una galaxia que lentamente se transforma en las líneas de Nazca, geoglifos formados por incisiones en los suelos del desierto de Ica.

Foto: LHD.

Una coreografía futurista y vanguardista crea posteriormente un horizonte luminoso para la humanidad y el elenco de actores se vuelve testigo de una nueva era.

Finalmente, se abre paso a la victoria, en la cual los artistas participan en una coreografía que representa los juegos y la competición. Al final de las competencias quedan dos finalistas: los dos niños ahora son adultos -Marco Antonio Morán (16) y José Díaz Quispe (24)- y se reconocen como aquellos niños separados tiempo atrás.

Ellos, según la historia, enfrentan la última competición: escalar, pese a sus problemas de discapacidad, la cima del tótem mientras son alentados por el elenco y los atletas. En el último momento alcanzan la cima al mismo tiempo y se abrazan para alegría de todos los presentes. La meta ha sido alcanzada.

En este evento, que congregó a más de 30 mil asistentes, fueron testigos de la impresionante escenografía teatralizada que reunió a 500 personas, de los cuales 50 personas son personas con discapacidad.

La coreografía se inició con la escenificación de un pueblo inspirado en la época pre-inca y que son miembros de una civilización peruana imaginaria que representan el pasado del país. La historia teatralizada tiene escenas denominadas: La Simbiosis, El Laberito. El Caos, La Esperanza, El Horizonte y La Victoria.

Foto: Prensa Lima 2019.

Cabe mencionar que en la representación del pueblo pre-inca participaron 60 adultos y 8 niños, de los cuales 11 de los adultos y 3 de los niños son personas con discapacidad.

Esta historia puesta en escena, tiene como protagonistas principales a dos niños, que al final se encuentran, después de mucho tiempo, como adultos y alcanzan la cima.

Culminado este acto, el Presidente del Comité Organizador de los Juegos Lima 2019, Carlos Neuhaus, dio su discurso inaugural y calificó como un hecho trascendental que el desarrollo de los Juegos Parapanamericanos marcan la historia en el Perú.

Seguidamente, el Presidente del Comité Paralímpico de Las Américas (APC), Julio César Ávila, mostró su agradecimiento a los peruanos por la organización de estos Juegos y que reúne a varios países del continente.

Inmediatamente, el Presidente de la República, Martín Vizcarra, realizó el discurso de honor y dio la bienvenida a todas las delegaciones que participan en el evento más importante del continente.

Foto: Prensa Lima 2019.

Asimismo, se dio el ingreso de la Bandera del Comité Paralímpico de las Américas (APC), que fue llevada por Efraín Sotacuro, cuarto en los Juegos Paralímpicos Río 2016; Alicia Flores medallista de plata y bronce en los Juegos Panamericanos para Parapléjicos Kingston 1971; Yeny Vargas, participante en los Juegos Paralímpicos Río 2016; Juana Hurtado, medalla de oro, plata y bronce en Para natación en los Juegos Parapanamericanos México 1999.

Además, de María Trujillo, medalla de plata en Para natación en los Juegos Parapanamericanos Juveniles Sao Paulo 2017; Israel Hilario, quien participó en Para ciclismo en los Juegos Parapanamericanos Toronto 2015 y Juegos Paralímpicos Río 2016, y Campeón Mundial 2015; Óscar Neyra, quien compitió en Para natación en los Juegos Panamericanos para Parapléjicos Kingston 1971; Augusto Vásquez, medalla de oro en Para natación en los Juegos Panamericanos para Parapléjicos Caracas 1990.

Mientras, el elegido para tomar el juramento a los Para deportistas fue Javier Boccia, representante de Boccia. Para los jueces, el juramento estuvo a cargo de Sorei Núñez de Para natación y en nombre de los entrenadores, estuvo Miguel Calmet, quien trabaja con la selección peruana de Para atletismo.

Posteriormente, los para deportistas peruanos Pompilio Falconí,  Teresa Chiappo y José Gonzales Mugaburu, tuvieron el privilegio de llevar la Llama en este último tramo, en su condición de medallistas Paralímpicos; terminando en las manos de Jimmy Eulert, el para nadador peruano más ganador en Juegos Paralímpicos y triunfador en Juegos Parapanamericanos. Eulert, en su silla de ruedas, llevó la Antorcha Parapanamericana hasta lo alto del Tótem, donde se encontraba el Pebetero, cuya Llama estará encendida hasta el 1 de setiembre, cuando se clausuren los Juegos Lima 2019.

El evento culminó con la presentación del grupo musical Bareto, que interpretó los conocidos temes que puso a bailar a los presentes, especialmente con su versión de la cumbia "Cariñito" se ha convertido en el tema emblemático de Lima 2109, porque ésta canción ha sonado en todas las sedes deportivas y en todos los ensayos de los voluntarios.

Foto: Prensa Lima 2019.

Fue una noche de ensueño, de encanto, de emociones; y una vez más el Perú estuvo en la mirada de toda América y el mundo, sacando más de una lágrima.

Fuente: Prensa Lima 2019.

Por: José Antonio Valderrama Ahumada.

Comentarios