Lisbeth Allca y Alexandra Mendoza competirán en el Mundial U21 de voleibol playa en Tailandia

Foto: Prensa FPV.

“Vamos en busca de la fase final”. Con todo el optimismo y con la consigna de dar todo lo mejor de sí, Lisbeth Allcca y Alexandra Mendoza parten rumbo a Asia para representar al país en el Mundial U21 de voleibol playa, que se llavará a cabo desde el 18 hasta el 23 de junio, con la seria convicción de seguir superando los resultados alcanzados hasta el momento.


“Nosotras vamos en busca de meternos entre las cuatro primeras del mundial, para eso nos hemos venido preparando, y yo sé que se puede. Cuando culminamos los Olímpicos nuestra idea fue que pudimos haber quedado más arriba de la posición en la que culminamos. Nos quedó esa pica, y luego logramos el campeonato sudamericano. Ahora estamos trabajando en metas reales, ese es el objetivo que nos hemos fijado”, señaló Alexandra Mendoza.

“Cada una quiere mejorar personalmente, cada una se pone metas más altas. Ese top ten nos emocionó mucho. Nosotras éramos literalmente las más chicas de ese torneo y nos superamos. Antes decían, ‘vamos a jugar con Perú, y ya’, ahora nos tienen respeto”, afirmó Lisbeth Allcca, capitana peruana.

La clave para que este binomio haya conseguido logros a corto plazo ha sido la “perseverancia”, como asevera la entrenadora Lucélia Almeida, quien con su enseñanza tiene un enorme crédito en el crecimiento de ambas. Pero, lo que realmente tiene un valor fundamental en esta dupla es la amistad que las une y que compaginan como dos piezas precisas sobre un tablero. Sin tener filiación alguna, han logrado una sinergia que las hace familia dentro y fuera de la arena.

“Nos conocemos desde hace ocho años. Tenemos una buena amistad que se ha hecho como una familia. Somos un complemento, porque cada una suma para lograr objetivos. Hay unión y hace que el trabajo se haga mejor”, expresó Allcca.

Para la profesora Lucélia es importante la relación que tienen ambas jugadoras. Esa 'simpatía y hermandad que hay, origina que dentro del campo todo fluya mejor, que la comunicación y comprensión sea la adecuada para conseguir los resultados'.

Ambas, 'pequeñas pero poderosas' sobre la arena, le han dado respeto a la camiseta peruana. Su juego, que destaca más por tener un estilo de colocación, velocidad física y mental, las llevó a subir al podio sin amilanarse ante rivales más aventajadas en estatura. Su crecimiento se lo adjudican también a su entrenadora, quien es su ‘profe’, madre y psicóloga a la vez y que, aunado a eso, logró cambiarles la mentalidad, por una ganadora. Y, por encima de todo, entre las tres, consolidaron unión como base de todo.

Alexandra Mendoza refiere muy bien la creencia de este equipo que lo resume en tres letras, EOR (Esfuerzo, Objetivo, Recompensa): “si tu te esfuerzas y logras el objetivo, luego te llegan las recompensas”, esa es la misión de esta representación de vóley playa nacional, que luego del mundial apuntará a los Panamericanos Lima 2019, y de allí a buscar conseguir su sueño para los Juegos Olímpicos de París.

Sin embargo, las chicas no serán las únicas que nos representarán en Tailandia. La dupla masculina conformada por Gabriel Vásquez y Bruno Seminario también estará presente en el país asiático; sin embargo, ellos van a disputar el repechaje para acceder a la fase de grupos.

La competencia es muy fuerte; sin embargo, los chicos saben cuanto han venido trabajado desde el mes de enero, cuando iniciaron a jugar juntos. “Estamos yendo con la mentalidad de clasificar. Hemos venido trabajando muy duro y estamos seguro de lo que podemos hacer” declara Bruno Seminario.

Fuente: Prensa FPV.

Por: José Antonio Valderrama Ahumada.

Comentarios