El "Muñeco" toca el cielo con River Plate

Foto: Reuters
(Por: Daniel Brown Mansilla) Olvidemos por un momento del papelón de Conmebol, de lo erróneo que resultó ser llevar una final de Copa Libertadores a Europa, de la ineptitud de Alejandro Domínguez y las posiciones que adoptó Boca Juniors en esta película. Centremos este post en el proceso, en el equipo que se quedó con la Copa Libertadores de América. Hoy, River Plate retoma la hegemonía en el continente y se debe hablar de eso, de sus bondades y su triunfo, aplastante desde el segundo tiempo sobre su clásico rival. 

En el año 2011 se produjo uno de los hechos que, en ese momento, significó el momento más complicado en la historia de River: El descenso fue la consecuencia de un mal manejo administrativo trasladado al equipo de fútbol; aquel partido con Belgrano de Córdoba hizo que muchos hinchas del "millonario" se deshagan en penas y lamentos por la realidad que atravesaba su equipo. 

Una temporada en la "B" Nacional fue el tiempo en que River Plate estuvo nadando en la incertidumbre. La obligación era regresar lo más pronto posible a la máxima división y paso a paso, retomar el camino hacia la recuperación de su grandeza. Así paso con Matías Almeyda a la cabeza y la estadía por el ascenso apenas fue un año. Luego llegó a la presidencia Rodolfo D’onofrio y con él, Ramón Díaz para una etapa al frente del equipo en el 2014 (donde ganó el Torneo Inicial) y Marcelo Gallardo, hoy, el técnico de moda y más importante del cuadro millonario, superando incluso la gesta del “Pelado” en los años 90. 

Con Gallardo, River Plate se dedicó a jugar al fútbol, a priorizar el buen trato a la pelota y ha convertido al “Muñeco” en un personaje épico, mítico. La obtención de la Copa Libertadores 2018 es el corolario a un trabajo exitoso, manchado con la decisión de llevar este partido a Madrid y no donde debería haberse consagrado, el Monumental. River Plate ha mostrado poderío, vitalidad y una energía alucinante en estos cuatro años, que le valieron para llevarse en este lapso dos Copa Libertadores, una Sudamericana, dos Copa Argentina y la Recopa Sudamericana. 

Marcelo Daniel Gallardo (Merlo, 18 de enero de 1976) es un personaje detallista y perfeccionista. Es de las personas que gustan de los desafíos y la constante renovación ante el paso del tiempo. Busca siempre la adrenalina en instancias decisivas y contagiar de convencimiento a sus jugadores. ¿Qué puede pasar con River después de la era Gallardo? Es una pregunta que nadie desearía formular en la interna de Núñez. 

Leo Ponzio y Jonathan Maidana, capitanes de River Plate (Foto: Clarín) 

Hoy por hoy, Gallardo estará ahora en los pasillos del Monumental compartiendo historia con Angel Labruna y Ramón Díaz. Es uno de los técnicos capaces de armar equipos competitivos y que suele explotar cuando se llega a instancias decisivas. Priorizó la unión de sus jugadores con los dirigentes, cuerpo técnico y el activo más importante de toco club: los hinchas. Ha reposicionado a River Plate en el plano mundial y otro plus: Fortaleció la superioridad sobre Boca Juniors con hitos que marcan su etapa como entrenador: Lo eliminó en semifinales de la Copa Sudamericana 2014, lo eliminó en octavos de final de la Copa Libertadores 2015, Supercopa Argentina 2017 ganada y ahora, la Copa Libertadores 2018 en Madrid.


¿Se puede pedir algo más? 

El Mundial de Clubes, cuenta pendiente para River Plate. Perdió el 2015 ante la máquina del Barcelona en Japón y si se dan las cosas, Real Madrid debería ser su rival en Emiratos Árabes Unidos. Hay otra oportunidad para el "millonario" de hacer crecer su cuenta. 
___________________________________________________

Sobre el partido en Madrid, Boca Juniors trató de ponerle corazón pero con eso no basta. El 1-0 en ventaja no fue bien defendido desde el banco por Guillermo Barros Schelotto y los malos cambios mermaron en el rendimiento de su equipo. A eso, sumar la expulsión de Wilmar Barrios y la lamentable lesión de Fernando Gago. River reaccionó en el segundo tiempo y con un golazo de Lucas Pratto igualó el partido y le dio vitalidad. Juan Fernando Quintero solo hizo un toque de fantasía para la ventaja y el gol final del “Pity” Martínez, para sellar el libro del campeón.

Comentarios