Rusia 2018 - Día 23: Epopeya croata

Foto: FIFA 
No vale hacer de Rusia 2018 un Mundial más. Tuvimos eliminaciones tempranas, goles en los últimos minutos, rendimientos brillantes, una semifinal sin la presencia de Brasil, Argentina o Alemania por primera vez en 88 años de competencia y se suma a la lista de novedades, un finalista inédito como Croacia, que tuvo que apelar al tiempo extra para poder derrotar a Inglaterra y sacar billete al partido más importante del año ante Francia en Moscú.


Inglaterra pegó primero en el marcador. Apenas a los cinco minutos, Kieran Trippier muló a David Beckham con una exquisita ejecución y marcó un golazo, haciendo estéril todo esfuerzo de Subasic por evitar la conquista. El gol parecía encaminar a los británicos a su primera final desde 1966 pero la reacción croata llegó. 

Las asistencias de Luka Modric y las arremetidas de Ivan Perisic eran pequeñas señales pero con un toque de solidez. La constancia del equipo de Dalic dio resultado en el segundo tiempo pues un centro de Vrsaljko permitió que de arremetida, Perisic anote el empate, que daba a su equipo un empujón anímico para continuar con su camino a la final. 


El gol dejó muy golpeado a Inglaterra, que se llenó de nervios y temores ante el entusiasmo croata. En el tiempo extra, los dirigidos por Southgate fueron recuperando confianza y casi logran el segundo pues el abezazo de Stones sacó de la escena a Subasic, pero Vrsaljko se puso el traje de héroe para salvar a su equipo sobre la línea.

Sin embargo, en el segundo tiempo extra, Croacia combinó y aprovechó también un desintenligencia de la defensa inglesa para poner el 2-1 en el marcador por cortesía de Mario Mandzukic. El cuadro de Dalic hizo posible el sueño y este domingo, en Moscú, intentará tener su revancha tras dos décadas. En 1998, la Francia de Zidane marcó la salida de Croacia en semifinales. 

Comentarios